Envío gratuíto a partir de 50€
AZAFRÁN EN HEBRAS BOTE CRISTAL Ampliar

AZAFRÁN EN HEBRAS BOTE CRISTAL

Azafrán de excelente calidad, proveniente del valle del Jiloca en Teruel (España)

Se presenta en tarrito de cristal de 1 g.

Más detalles

AZ5

Disponibilidad: Plazo de entrega 5/6 días laborales.

4,80 €

Formas de pago
Formas de pago

Este azafrán de un intenso aroma y elevado poder para la coloración, es una seña de identidad de esta zona turolense, con un enclave privilegiado por sus condiciones climatológicas, composición del terreno y altitud para la siembra de la rosa del azafrán.

Por sus buenas calidades alimentarias el azafrán se puede utilizar desde la cocina tradicional a la más gourmet, pasando por la diaria, por que aumenta los sabores y da color en guisos, tapas, cocina elaborada, etc. se recomienda utilizar en la cocina en pequeñas cantidades, para aprovechar mejor sus cualidades.

El Azafrán es una planta bulbosa que pertenece a la familia de las Iridáceas. El bulbo tiene forma esférica con un diámetro de 2 a 3 centímetros, es carnoso y está recubierto de membranas de color castaño. De cada bulbo surgen, entre los meses de octubre y noviembre, de una a tres flores formando un tubo que se abre en embudo de un color entre lila y morado. Esto es lo que conocemos como rosa del azafrán, de hojas largas y estrechas, que terminan por abrirse dejando a la vista su interior. Del ovario de la flor nacen tres estambres amarillos y un filamento blanco, que se divide en tres hebras o estigmas de color rojo: los briznes. El azafrán que se utiliza como condimento procede de dichos estigmas que se limpian una vez que has sido adecuadamente tostado.

El cultivo del azafrán ha estado siempre  vinculado a nuestras tradiciones y nuestra cultura mediterránea, se conoce los inicios del cultivo de  esta planta en Oriente Medio y de ahí se extendió su utilización a otras zonas como Grecia, Roma y España. Existen estudios que demuestran su utilización en numerosas culturas como en China y Mesopotamia que se utilizaba de estimulante sexual y afrodisíaco, o como en la antigua Roma y los Fenicios que utilizaban el azafrán para espolvorear y teñir las sabanas de los lechos nupciales el día de la boda, para dar fertilidad y fuerza a la nueva unión.

En Blancas de donde procede este azafrán, en el valle del Jiloca en Teruel, se intenta la recuperación del cultivo del azafrán, para seguir con una tradición que se ha mantenido de generación en generación, ampliar la comarca para no llevarla a la despoblación, ya que contribuye a potenciar el trabajo en la zona y cultivar unos de los mejores azafranes del mundo, como así lo  reconoció hace unos años la prestigiosa organización Slow Food.  Esto ha contribuido a que se impulse asociaciones de productores del azafrán,  jornadas y concurso de desbrizne de la rosa del azafrán, apoyo de las instituciones públicas, creación de un museo monográfico del cultivo de esta emblemática especie y de su historia, como la recuperación de las parcelas de siembra. En definitiva un impulso a la recuperación de un cultivo el del azafrán, casi extinguido en Teruel.

Se puede adquirir en tarrito de cristal ó lata metálica de diseño.