Historia del aceite de oliva en el periodo visigodo History of olive oil in the Visigoth era

HISTORIA DEL ACEITE de oliva EN LA ÉPOCA VISIGODA.

Los visigodos fueron un pueblo nómada del Norte de Europa que los romanos definieron como bárbaros. Hacia el siglo V d. C., tras varios enfrentamientos con la potencia romana los visigodos comenzaron a firmar pactos o foedus con el Imperio Romano, que poseía el dominio de gran parte del territorio europeo. A través de estos pactos, el pueblo visigodo se comprometió a defender las propiedades romanas del resto de invasiones bárbaras, a cambio Roma les reconoció el derecho a asentarse en sus tierras.

A comienzos del siglo V los visigodos se establecen en Hispania mediante un nuevo foedus con Roma. Tendrán que pasar casi cien años hasta que el poder político visigodo se consolide y funde un reino propiamente dicho. La sociedad hispano romana que habitaba la Península entró en contacto con las nuevas gentes del norte que traían costumbres más rudas. Con el paso del tiempo, ambas sociedades se fueron asimilando mutuamente. El cristianismo era la religión de la Hispania Romana y el peso de la Iglesia fue en aumento llegando a aglutinar bajo su fe a toda la sociedad.

La sociedad visigótica se dedicaba principalmente a la ganadería. La oveja, la vaca y el cerdo eran las especies ganaderas predominantes. De estos animales se aprovechaba todo: la lana para abrigo, la leche para quesos, la carne como alimento,… Sin embargo, la agricultura también se desarrolló aunque en menor medida. En la zona de la meseta castellana primó el cultivo de cereales, sobre todo trigo y cebada.

A la hora de cocinar la cultura visigoda traía como herencia el consumo de grasas animales como la manteca de cerdo o el tocino. No obstante, fueron adoptando la costumbre mediterránea del consumo de aceite de oliva virgen que se asociaba a “lo civilizado”. Ambas tradiciones persistieron, se realizaron platos con grasas animales pero también con grasas vegetales, fundamentalmente aceite de oliva virgen extra.

El aceite de oliva era muy apreciado en la época visigoda

Guerreros Visigodos. En esta época el cultivo del olivo y el aceite de oliva se extendió notablemente .

A pesar del predominio de la ganadaría, en la época visigoda, el cultivo del olivo, fue avanzando y  se extendió incluso a zonas de montaña y de clima poco favorable. San Isidoro de Sevilla señala en el siglo VI que la sombra de los olivos cubría el suelo de España.

El cultivo del olivo mejoró mucho durante el califato de Córdoba; el valle del Guadalquivir albergaba, sin género de dudas, las mejores explotaciones oleícolas conocidas. Pero no fue solo Andalucía la región que se aprovechó de la región árabe. También Cataluña y Aragón disponían de excelentes olivares.

Hacia mediados del siglo XII, Abu Sacaría señala la enorme extensión ocupada por olivares que rodeaban Sevilla y la excelente calidad del aceite elaborado en Astigi.

Tanto progresó la oleicultura andaluza bajo la dominación musulmana, especialmente en la región del Aljarafe, convertida en un frondoso bosque olivarero, que los vocablos ajarafe o jarafe, se utilizaron como sinónimo de olivar bien cultivado. Los árabes no solo mejoran las técnicas de cultivo, de irrigación de la tierra y de elaboración del aceite de oliva, sino también las de fabricación de grandes tinajas para el almacenamiento del aceite. Ellos fueron en gran parte los descubridores de los usos medicinales, cosméticos y culinarios del aceite de oliva, algunos de los cuales todavía siguen vigentes en la actualidad

 

 

 

Si usted necesita cualquier información adicional puede contactar con nosotros en:

Sabor Artesano

C/ Maestro Rebullida, 20
44640 – Torrecilla de Alcañiz
Teruel      España
Telf: 34 978 85 24 15
Fax:  978 85 27 00
informacion@sabor-artesano.com